Escritora y Comadrona. Luchadora, rebelde incansable, inteligente.

Consuelo Ruiz Vélez-Frías nació en Madrid en 1914 y falleció en 2005, a los 91 años. Una matrona rebelde y luchadora, que hasta el final de sus días defendió la capacidad de las mujeres para parir y la profesión de matrona como profesión independiente de enfermería.

Víctima de osteomalacia en su infancia, su pelvis no pudo parir y sufrió su propia cesárea (de la que nació su hija Amaya). Su primera profesión fue la de escritora. Como redactora de una revista republicana, durante la guerra tuvo que utilizar pseudónimo. Su primer marido, padre de su hija tuvo que exiliarse a Praga. Consuelo le creyó muerto durante los 40 años que duró la dictadura. Siempre escribió poesía.

Consciente del gran componente emocional de todo dolor, se hizo famosa por su habilidad para poner inyecciones a los niños sin que llorasen. Y eso la llevó a preguntarse por qué el parto duele. Así que se formó en París en la psicoprofilaxis para el parto. Y fue la primera en hablar de “Parto sin dolor” en España, y en editar un libro con ese título en 1955.

En su libro “Las Matronas, una profesión ancestral basada en el amor”, Consuelo describe la profesión de matrona, en la que ha puesto todo su esfuerzo y amor a lo largo de una vida intensa, llena de emociones y, sobre todo, muy valiente.

“¡El dolor esta en lo que piensas de él!”, decía. Escribía múltiples artículos cuyo estilo se puede leer en el libro-compendio “Parir sin miedo”. A los 84 años publicó su “Cartilla para aprender a dar a Luz“. Y a los 90, aún asistía partos en domicilio, en dignidad, en respeto, en libertad, sin miedo, sin presión, sin peligros, sin dolor. El día de su 91 cumpleaños, 9 de noviembre del 2005 decía: “Yo estoy muriendo, pero la idea que represento no morirá”. Seguía de cerca todo lo que acontecía en las asociaciones de matronas, en la Plataforma “pro Derechos del Nacimiento”, en la Asociación “El Parto es Nuestro”, y en la Asociación “Nacer en Casa”.

Es nuestra Presidenta de Honor.